A sabiendas de que no cae muy bien entre el pueblo, Casa Real comenzó a principios de verano una campaña para intentar mejorar la imagen de doña Letizia. Por desgracia para la consorte, su plan no ha funcionado y la verdad ha terminado saliendo a la luz. En Cotilleo.es hemos desmontado la gran mentira de la reina. ¿Quieres saber de qué se trata? Sigue leyendo para descubrirlo.

Letizia, la reina menos querida

> Ortiz no terminó de casar con la ciudadanía desde que puso un pie en Zarzuela. Su tajante “¿me dejas terminar?” al entonces príncipe de Asturias no sentó nada bien a los espectadores y dejó entrever el carácter pretencioso de doña Letizia. Unos cuantos años después, la situación ha ido a peor y ahora que se ha convertido en reina no se esfuerza en disimular sus aires de grandeza. Quizás por eso no cala entre su pueblo. Los españoles quieren que su máxima representante sea una mujer humilde y ‘campechana’, no un paradigma andante del despotismo.

Las encuestas hablan por sí solas. La revista ¡Hola! realiza un estudio anual en el que se analiza la popularidad de nuestros monarcas. Aunque consigue un aprobado, eso sí, por los pelos, doña Letizia es el miembro de la familia real menos valorado por los votantes. Además, entre los aspectos que más se valoran de ella solo se encuentra su estilo de vestir, siempre impecable. En cambio, los entrevistados coinciden en que Ortiz carece de “cercanía”, un rasgo fundamental en cualquier gobernante que pretenda empatizar con su pueblo. Así, desde Casa Real se inició una campaña para limpiar la imagen de la reina, pero les salió el tiro por la culata.

Siguiente: La estrategia fallida de Casa Real