Cada día más unidos y felices, Ana Soria y Enrique Ponce están exprimiendo al máximo estas primeras vacaciones como pareja y es que lejos de esconderse, ambos han decidido presumir de amor allá por donde van. En esta ocasión la pareja acudió a un exclusivo restaurante para comer con amigos y es que a la salida compartieron confidencias con ellos durante algunos minutos.

Demostrando que es uno más en el círculo más cercano de su chica, Enrique se mostró muy tranquilo y es que el diestro ha decidido hacer oídos sordos a las críticas que ha recibido por esta nueva relación debido a la diferencia de edad. Con el aparente malestar de la familia de Paloma Cuevas, Enrique quiere disfrutar al máximo de esta nueva etapa en su vida sin preocuparse por el qué dirán.

Tras conocerse esta nueva historia de amor, tanto Enrique como Ana han dejado claro que la joven no ha sido la culpable del divorcio del matrimonio y es que han explicado que la de Paloma y Enrique era una relación que llevaba rota mucho tiempo. Aunque el círculo más cercano a Paloma afirma que la todavía mujer del diestro lo está pasando muy mal con toda esta situación, lo cierto es que Enrique ha decidido darle rienda suelta a este nuevo amor.