Ayer vivimos una noche muy emotiva por los concursantes de Supervivientes 2020.  Esta vez le tocó el turno a Elena, la madre de Adara Molinero. Relató un testimonio de lo más duro que ha hecho que marcase su vida hasta hizo llorar a la propia presentadora, Lara Álvarez. En Cotilleo.es te contamos todos los detalles, sigue leyendo.

“Cada correazo me hacía más pequeña”

> “Cada correazo que me daba hacía que yo me hiciera más pequeña” manifestó entre lágrimas, y es que, ella había sufrido esos golpes por parte de su madre porque al no tener ni idea del problema de su hija pensaba que esa forma de educar era la mejor y, al contrario, dañaba psicológicamente a Elena “no hay culpables. Amo a mi madre más que a mí misma” Esto ha creado en la concursante un sentimiento de inferioridad y pensar que no “sería capaz de hacer nada”.  Pide a su familia que no se enfade por lo relatado porque “es mi vida”.

Por otra parte, se siente muy culpable por “meter mierda en casa” entre sus hijos y los pide perdón por no disfrutar al máximo de su infancia con ellos. Ya conocíamos la dura infancia de su hija, Adara, que se desahogó en su ‘Curva de la vida’ tras su paso por GH VIP 7: “Nací y al año o así, mis padres se separan y durante mi infancia, que me perdone mi madre tuvo una pareja que se portó muy mal con mi hermano, conmigo y con ella… Si ahora me está viendo que sepa que mi infancia se vio marcada por él, yo le tenía autentico terror…” Adara ha reaccionado al desgarrador testimonio de su madre. Te lo contamos en la siguiente página.

Siguiente: las palabras de Adara