La polémica extronista de Mujeres y Hombres y Viceversa ha desvelado un problema que tiene relacionado con su físico, y confiesa estar amargada por ello. ¡No te lo pierdas! 

Violeta Mangrinyan tuvo que abandonar la isla por prescripción médica.

Violeta Mangrinyan es una de las influencers más recientes y polémicas que cuenta ya con más de un millón de seguidores en Instagram, y que dio su salto a la fama tras buscar el amor en Mujeres y Hombres y Viceversa, primero como pretendienta de Albert Barranco, y finalmente como tronista. Sin embargo, los espectadores consiguieron conocerla aún más tras su paso por Honduras, donde se enamoró perdidamente de Fabio Colloricchio, y rompió su relación en directo con el que era su pareja en ese momento, Julen, antiguo tronista del programa.

Como es bien sabido, la valenciana se caracteriza por su carácter guerrero y su personalidad fuerte y transparente. Esta vez nos sorprende haciendo público un problema capilar, que le ha afectado enormemente. “Quiero contaros una cosa que hace tiempo que me trae por la calle de la amargura. Estoy mega amargada con ese tema, no sabéis a qué nivel, pero me callo por vergüenza”, es lo que contaba la chica de moda a través de sus instastories.

“Calva no me voy a quedar”

Violeta y Fabio asistieron al Festival de Venecia en septiembre.

Cabe destacar que, la estrenada diseñadora de moda ha querido dejar claro que existen problemas más graves, además de asegurar que siempre debe matizar todo ya que sus haters no le dan ni un solo respiro. “Ojalá todos los problemas fueran estos, pero sabéis que para todas las chicas, especialmente para mí, el pelo es sagrado. Desde que volví de la isla se me cae el pelo a borbotones. No me digáis que es época de caída, tengo hasta calvicies dentro del pelo”, es lo que confiesa Violeta de forma muy apenada.

Además, la colaboradora del programa del amor ha explicado que le están creciendo pelos y mechones nuevos, aunque este problema le ha obligado a peinarse de diversas formas con el fin de que dichas calvas no lleguen a verse. “Se me están quedando ronchas por dentro de la cabeza sin pelo. Las lloreras que me he pegado cada vez que me he visto así, se las ha tragado él”, haciendo referencia a Fabio, que se ha convertido en su mayor apoyo en los últimos meses, y del que presume por activa y por pasiva desde que empezó su romance.