Doña Sofía está harta de que Letizia haga de menos a sus nietos. Está cansada de los feos de su nuera hacia los hijos de las infantas Elena y Cristina. Quienes peor parte llevan son los niños Urdangarín, a quienes la reina condenó al ostracismo, junto con sus padres, tras ser empujados al exilio. De hecho, doña Letizia no quiere que sus hijas mantengan contacto con sus primos y se encarga de evitar la ocasión. Don Felipe mira para otro lado. El desapego de los reyes ha marcado profundamente el carácter del nieto favorito de doña Sofía. Te contamos todo a continuación. Sigue leyendo.

El ocaso de la infanta Cristina

> Cristina de Borbón llevaba una vida tranquila en Barcelona. Todo era felicidad junto a Iñaki Urdangarín y sus hijos. Posteriormente, se descubriría que la imagen de marido enamorado que transmitía el ex duque de Palma era pura fachada. Se sabe que mantuvo una relación extramatrimonial con la mujer de uno de sus mejores amigos. Cuando el asunto iba a salir a la luz, Iñaki acudió a los juzgados para evitar que el mundo conociera este capítulo negro de su vida.

Tras estallar el caso Noos, la infanta y su familia fueron invitados por don Felipe a exiliarse en Suiza. La consigna era clara, permanecer alejados de España sine die. De ser miembro de la familia real de pleno derecho, Cristina se convirtió en una paria.  El rey instauró un cordón sanitario que la separó completamente de la familia. Empezó entonces un éxodo para el que los Urdangarín no estaban preparados.

Siguiente: El sufrimiento del nieto favorito de doña Sofía