El coronavirus hace estragos en el mundo y a cada día que pasa se suman miles de víctimas más. Pero la pandemia ha desencadenado otro tipo de consecuencias que también traen de cabeza a más de uno… Por motivos de higiene y seguridad, se han cancelado los servicios de peluquería y maquillaje en Telecinco, por lo que los colaboradores tienen que venir adecentados de casa. Si bien algunos no parecen tener problema alguno, otros, por el contrario, no se entienden del todo bien con la brocha y la laca y se presentan en el plató con su peor cara… ¿Quieres ver las imágenes más dantescas de este Sálvame de los horrores? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

“María Patiño tiene cuatro pelos”

> La colaboradora se presentó el fin de semana pasado en Sábado Deluxe en calidad de invitada. Allí abordó sus problemas con Jorge Javier Vázquez y terminó llorando a lágrima viva. Tanto es así que incluso se le escapó un moco, un descuido que dio mucho que hablar en redes sociales. Pero no fue la flema de María Patiño lo único que los usuarios de Twitter comentaron aquella noche, sino que el aspecto general de la periodista generó todo tipo de habladurías que no dejaban en muy buen lugar a la periodista. La falta de maquillaje y peluquería a consecuencia de la crisis del coronavirus se hizo patente y lo cierto es que la tertuliana lució un aspecto más desaliñado de lo habitual, una imagen sobre la que los internautas no pudieron evitar bromear.

“La debe peinar el enemigo”, “vaya pelos lleva” o “tiene cuatro pelos” son algunos de los comentarios que circulaban en Twitter sobre María Patiño y su melena despeinada, aunque el más hiriente cargó también contra su intelecto: “Su cabeza es una maraña de pelos similar a su minicerebro. Es una tipa que no gusta a la audiencia y la tienen de presentadora por orden de alguien tan descerebrado como ella”. Pero no es María Patiño la única que se ha ganado unas cuantas críticas por la falta de maquillaje y peluquería, sino que otras colaboradoras de Sálvame han corrido su misma suerte.

Siguiente: El extraño color de Lydia Lozano