Froilán

El hijo de la infanta Elena alcanzó el pasado 17 de julio los 21 años. Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón se ha convertido en todo un hombre a base de escándalos y varapalos. Lejos de celebrarlo por todo lo alto, como ya nos tiene acostumbrados, el hermano de Victoria Federica ha pasado uno de los peores cumpleaños de su vida. La culpa podría tenerla toda la familia real, que ha cantado las cuarenta al chico más rebelde de la monarquía española.

21 años de escándalos

Froilán, Casa Real

> Un pequeño Froilán empezó a dar pistas sobre los quebraderos de cabeza que traería a toda la Casa Real cuando propinó aquella patada a su prima Victoria en la boda de Felipe y Letizia. Lo que muchos vieron como la simple travesura de un niño, se trataba en realidad de un claro vaticinio: el hijo de la infanta Elena estaba dispuesto a liarla y a poner en entredicho a toda su familia durante el resto de su vida. Peleas en las puertas de las discotecas, malas notas en los estudios y disparos con armas de fuego son solo unos cuantos ejemplos del sinfín de escándalos en los que de Marichalar se ha visto envuelto.

Teniendo en cuenta todo esto, no es de extrañar que la familia real se viera obligada a tomar una drástica decisión para corregir su nefasto comportamiento. Así, durante su adolescencia lo ingresaron en diferentes internados situados en el extranjero y en España, pero su actitud no mejoró tanto como esperaban. El rey Juan Carlos tuvo que pagar de su propio bolsillo una nueva matricula en un centro de Estados Unidos, del que regresó algo más reformado. La Casa Real le ha cantado las cuarenta y le ha marcado unos límites muy claros, hasta el punto de que Froilán parece otro.

Siguiente: El peor cumpleaños de Froilán