Gustavo González y María Lapiedra siguen dando de que hablar. Desde que en diciembre del año pasado se destapara su amor clandestino, ahora lo viven sin esconderse. La pareja protagoniza un reportaje mostrando su felicidad pero no es oro todolo que reluce. El periodista y la ex stripper viven días de furia. Hay muchos temas que deben solucionar.

Gustavo González y María Lapiedra: en su mejor momento

Gustavo y María por fin disfrutan de su relación. Tras meses estando de plató en plató y sufriendo malos momentos, ahora parecer ser que las aguas de han calmado. Y eso no es nada nuevo. Muchos afirmaban que está relación no tendría un final bueno, pero lo cierto es que están juntos. Muchos también afirmaban que ella no se separaría de su ex, pero lo ha hecho. Desde el 13 de julio tiene el convenio de divorcio. Y ahora le toca a el. María cuenta que la ex mujer de Gustavo no se lo está poniendo nada fácil. Asegura además que “quiere más de lo que le toca”. Declaraciones que no sentarán nada bien a la familia de Gustavo.

Además, el colaborador ha logrado algo que por el momento no había conseguido nadie. Y es que María Lapiedra se ha reconciliado con su familia. En la celebración de sus 34 cumpleaños estuvieron todos. Y es algo que le llenó de felicidad a María que hacía mucho que no disfrutaba de la compañía de los suyos. A Gustavo por el contrario, todavía le quedan cuentas pendientes. Tiene que arreglar el divorcio con su ex mujer y recuperar el cariño de sus hijos. Todo apunta a que los hijos del paparazzi no ven bien la actuación de su padre y no quieren tener relación con su padre. Al menos, por el momento.

[/nextpage]

La pareja ha pasado por crisis serias

Desde que salió todo a la luz, la pareja ha pasado por diversas fases. Vivían una relación clandestina desde hace ocho años. Los dos estaban casados pero se veían y fundían su amor siempre que podían. En diciembre, la bomba estalló. Gustavo hacía público su divorcio con su mujer y afirmaba que tenía una relación con María Lapiedra desde hacía ya un tiempo. Un tiempo bastante largo. Todos los compañeros de profesión sabían de esta relación, pero la que no se podía imaginar nada de esto ha sido su ex mujer. Que ha sido la que peor ha llevado todo este tema.

La pareja, ha pasado por momentos difíciles. Han sido meses de muchas informaciones y muchos platós hechos. Discusiones entre ellos que han salido a la luz y no han dudado en hacerlas públicas. Pero todo ha vuelto a la calma. Ahora disfrutan de su amor. La pareja viven juntos en Barcelona. Ya que, con el convenio que tiene María de divorcio, no puede irse de Barcelona. La custodia de las hijas la posee ella y se niega a dársela al padre de sus hijas. La verdad es que desde que saliera a la luz esta relación, han llevado todo al ámbito mediático. Y eso, es lo que les ha pasado factura en el entorno sentimental.