Infanta Elena

La infanta Elena es una de las mujeres más discretas de la monarquía. Pero eso no ha impedido que muchos de sus secretos más oscuros salgan a la luz, provocando serias consecuencias. La hermana mayor del rey Felipe VI tiene un pasado oculto en el que las drogas, un aborto y los problemas psicológicos juegan un papel fundamental. ¿Quieres conocer más detalles? Sigue leyendo, te lo contamos todo en la página siguiente.

Paga los platos rotos

> De un tiempo a esta parte, la infanta Elena ha sido condenada al ostracismo de parte de Casa Real. Ha seguido los pasos de su hermana Cristina, que fue apartada de la Corona por el escándalo de corrupción en el que se vio implicado su marido, por el que cumple condena en la prisión de Brieva. Podría decirse que la duquesa de Lugo ha pagado los platos rotos de la pequeña de la familia.

“A pesar de su comportamiento irreprochable, la Casa Real decide prescindir de sus servicios y arrumbarla al desván de los trastos inservibles como su hermana Cristina, la gran repudiada”, recoge Pilar Eyre en su columna de Lecturas. Pero lo cierto es que la relación de la infanta Elena con la Corona fue mala desde que nació. Su propio padre, el rey Juan Carlos I, la apartó de la institución y puso en entredicho sus capacidades mentales.

Siguiente: Los problemas psicológicos de la infanta Elena