Manuel Bedmar es el discreto novio de Rocío Flores. Siempre en un segundo plano y muy discreto con su vida privada, el novio de la hija de Rocío Carrasco se ha mantenido al margen del concurso de su chica en Supervivientes. A punto de reencontrarse con ella Bedmar espera que gane.

Alejado de las cámaras

Aunque no participe en los programas del concurso para defenderla -que de eso ya se encarga su padre Antonio David Flores, el joven es un pilar muy importante para Rocío Flores Carrasco, la cual tiene muchos planes de futuro con él, como en un futuro ser mamá.

Llegando a la capital madrileña tan solo días después de que Rocío y sus compañeros aterrizaran en España para la recta final del concurso que se ha disputado en Honduras y ahora en Madrid, el joven se limitó a decir que había visto “muy bien” a la hija de Rocío Carrasco durante el concurso haciendo oídos sordos a los que la acusan de no haber realizado ningún esfuerzo en las diferentes pruebas a lo largo del programa.

Bedmar confía ciegamente en que Rocío Flores Carrasco sea la nueva ganadora del concurso de Supervivientes: “Esperemos, ¿no?”.