Reina Sofía

No corren buenos tiempos para don Juan Carlos y doña Sofía. La pareja no ha sido capaz de alcanzar un alto el fuego ni en el otoño de su vida. Don Felipe les llamó a consultas y pidió que hicieran un esfuerzo, ni que fuera por el bien de la monarquía. No ha sido posible. Demasiado rencor entre ambos. El problema es que su actitud pone en peligro una importante cita familiar. Te lo contamos todo a continuación.

Un final de camino plagado de espinas

> Nada hacía presagiar que el fin del camino entre don Juan Carlos y doña Sofía sería tan complicado. La pareja se desangra en luchas internas causadas por el comportamiento del rey. Doña Sofía ni olvida ni perdona lo sucedido. Por otro lado, su marido no deja de obsequiarla con desplantes y feos, tanto en público como en privado. En este sentido, la única persona de la familia que se ha atrevido a plantar cara a don Juan Carlos ha sido doña Letizia.

Que doña Letizia y doña Sofía no se llevan bien, cierto es. Sin embargo, eso no significa que la reina permita humillaciones a su suegra estando ella delante. Otro motivo más para que don Juan Carlos la tenga entre ceja y ceja. Y es que al emérito no le gusta que le tosan.

Siguiente: La mala relación de los reyes eméritos afecta a la familia