Ha pasado una semana desde que Paula Echevarría anunciaba, por sorpresa y dejándonos boquiabiertos, que estaba embarazada y que en unos meses daría la bienvenida a su primer hijo en común con Miguel Torres. En estos días, la actriz se ha convertido en la celebrity más seguida y buscada y, cada paso que da, acapara la atención tanto de los medios de comunicación como de sus millones de seguidores, ávidos por ver el avance de este esperado embarazo.

Sin embargo, y ajena a la expectación creada con cada uno de sus movimientos, Paula continúa con su día a día. Mientras que por las mañanas es habitual verla acompañando a su hija Daniella, de 12 años, al colegio, el resto del día lo dedica a lo que más le gusta, ir de compras y disfrutar de un rato tranquilo con sus mejores amigas. Sin compromisos profesionales a la vista y centrada en descansar por su embarazo, a asturiana está aprovechando para renovar su armario. Y es que en los próximos meses su figura cambiará considerablemente y qué mejor motivo que ese para arrasar en el centro comercial.

En esta ocasión la hemos visto acompañada por su amiga Sonia – sonyrockina en redes sociales – una de sus inseparables Pencas, disfrutando de una ajeteadra jornada de compras, de la que dan fe las numerosas bolsas que llevaba la influencer. Parece que los rumores de que una de sus íntimas la ha traicionado filtrando a la prensa su embarazo no le ha afectado en lo más mínimo y continúa tan unida a sus amigas como siempre.

Paula, ideal con un look otoñal que ya evidencia su tímida tripita de 10 semanas de gestación, ha destacado una vez más por su estilo, con unas cómodas botas altas de ante, un minivestido estampado en tonos rojos de la firma “Cool the sack”, un bolso de una de sus marcas favoritas, “Pinko” y, como no, las gafas de sol de las que es imagen y que le sientan como a nadie, “Hawkers”.