Javier García Obregón no pudo despedir a su sobrino junto al resto de su familia por culpa de las medidas contra la propagación del COVID-19, sin embargo el hermano de Ana Obregón no ha tardado en acudir a rendir su homenaje a Álex Lequio. Acompañado de su mujer, María Tevenet, y sus dos hijos pequeños, de 12 y 13 años, el hermano de Ana Obregón ha llegado en su coche al cementerio de La Paz, donde ha podido visitar la tumba en la que descansan los restos mortales de su sobrino y depositar un ramo de flores como muestra de cariño y respeto.

De esta manera se ha despedido Javier del joven Álex que fallecía el pasado 13 de mayo, coincidiendo con la crisis sanitaria que azotaba a nuestro país, por lo que su entierro tuvo que ser de lo más discreto y con muy pocas personas. Con el rostro serio y sin querer hacer declaraciones, Javier y su familia abandonaron las instalaciones, volviendo a su domicilio y estando al lado de Ana Obregón, y es que su familia se ha convertido en su mejor apoyo en estos duros momentos.