Cuando faltan dos semanas para entrar en agosto, doña Sofía y doña Letizia han protagonizado un duro altercado. La esposa de don Felipe no está por la labor de tender puentes durante su estancia en Mallorca. Eso ha hecho que doña Sofía estalle cansada ante tanta zancadilla. La reina emérita está harta de tener que dar la cara en Palma y encima que su nuera se lo pague con malos modos. ¿Qué ha motivado este nuevo enfrentamiento entre suegra y nuera? Te lo contamos todo a continuación. Sigue leyendo.

La gran fobia de Letizia

> Para doña Letizia, el mes julio significa ansiedad. Piensa que falta poco para que llegue agosto y toca pasar unos días en Palma. A la reina no le gusta la isla. Asegura que está llena de “pijos” y “chonis” que solo quieren hacer ostentación de su poderío económico. La máxima expresión de lo que aborrece se encuentra representada en el ambiente que se crea alrededor de las tradicionales regatas en honor del rey. Antaño, don Felipe, sus hermanas y su padre participaban. Ahora ya solo se embarca el rey.

Doña Letizia tiene fobia a Mallorca. Es llegar a la isla y querer marcharse. Jamás se ha sentido cómoda allí. A pesar de que don Felipe ha hecho por integrarla, ella se ha plantado y de ahí no se mueve. El problema es que Leonor y Sofía también han heredado esta peculiaridad de su madre, que ha dado origen a más de una bronca matrimonial.

Siguiente: Durísimo enfrentamiento entre Sofía y Letizia