Doña Sofía creía que ya nada podría sorprenderle en relación a don Juan Carlos. Sin embargo, el rey emérito es protagonista de un escándalo que remueve los cimientos de palacio. La familia real está en la picota por culpa de un hecho sin precedentes. El pasado siempre vuelve y es lo que están experimentando en el clan Borbón en carne propia. Sin duda, estamos ante uno de los terremotos que más gravemente afecta a Casa Real. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

Letizia se relame ante el escándalo de su suegro

> Mientras doña Sofía, don Felipe y las infantas están preocupadas por la repercusión del testimonio de Albert, doña Letizia está feliz. No en vano ella y el rey no se tragan. En privado, ni se saludan. Don Juan Carlos nunca ha ocultado su oposición a la periodista. La conoció y no le gustó su carácter. Sabía que no se ajustaría al papel de reina consorte y que querría meter cucharada en decisiones que solo corresponden al rey.

Si cuando saltó el escándalo de las grabaciones de Corinna, doña Letizia se alegró, tres cuartos de lo mismo ha pasado ahora. Lo cierto es que la reina no ha conseguido inocularse el gen de la monarquía. Por tanto, sus filias y fobias priman sobre la Corona. Esto hace que en Zarzuela no se descarte que acabe reuniéndose con Corinna para tener acceso a esa información tan comprometida que tiene la rubia sobre don Juan Carlos.