En el otoño de su vida, don Juan Carlos y doña Sofía viven una entente cordial. Atrás han quedado las míticas peleas que han sazonado su accidentado matrimonio. La reina no ha dudado en volcarse con su marido tras su convalecencia. Don Juan Carlos fue intervenido recientemente de un triple bypass. El dulce momento que vive la pareja se ha visto enturbiado por unas graves acusaciones contra el rey emérito. Un asunto muy delicado que vuelve a ponerle en el disparadero. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

Letizia, reina controladora

> Desde que aterrizó en Zarzuela, Letizia ha estado imponiendo estrictas normas y rutinas que todo el mundo debe seguir a rajatabla, sobretodo en lo que respecta a la educación de sus hijas. La consorte tiene fama de ser muy inflexible y no permite que nadie meta la cabeza en cualquier asunto que tenga que ver con Leonor o Sofía. Nuestra soberana no entiende que sus herederas tienen una serie de obligaciones que cumplir para con la corona del país que representan, de la misma forma que también gozan de varios privilegios. Ortiz se empeña en proteger la intimidad de las niñas y pretende que lleven una ‘vida normal’, aunque tenga que alejarlas de su familia para conseguirlo.

Así, Letizia ha prohibido a sus hijas participar en numerosas actividades que ya eran tradición dentro de la familia real, como los cursos de vela que sí realizaron todos sus primos. Ni siquiera el rey Felipe VI está de acuerdo con esta sobreprotección, pero Ortiz es tan implacable que todo lo que dice tiene que ser acatado sin rechistar. Sin embargo, lejos de hacerles un favor, la consorte está criando a dos monstruitos y Leonor y Sofía presentan graves problemas de educación por culpa de haber vivido toda su vida en una burbuja.