La hija pequeña de doña Elena de Borbón ha dado mucho que hablar en los últimos meses. Victoria Federica ha cogido el testigo de su hermano y ha protagonizado diferentes polémicas que han puesto en jaque a la Corona. A doña Letizia no le hace ni pizca de gracia que su sobrina manche el nombre de la institución que ella representa. Así, la reina ha cogido el toro por los cuernos y se ha vengado de la joven para dejar claro que en Zarzuela no se admitirán ciertos comportamientos. ¿Quieres saber qué ha pasado? Sigue leyendo para descubrirlo.

La purga de Letizia

> En numerosas ocasiones se ha mencionado el férreo control que Letizia ejerce sobre su marido, el rey Felipe VI, y las amistades que conforman su círculo íntimo. La reina nunca encajó con las altas esferas que rodeaban al monarca, y lo forzó a tachar de su lista de confianza a todo aquel que no terminaba de cuadrarle. Pero Ortiz no solo ha reducido la pandilla del jefe de Estado, sino que ha hecho lo propio con sus sobrinos. Desde Casa Real se instó a Felipe Juan Froilán y a Victoria Federica a limitar su contacto con Gonzalo Caballero, un colega de los hermanos de Marichalar que se dejaba ver con ellos en numerosas ocasiones.

En Zarzuela lo tenían claro: el torero habría filtrado a la prensa algunos detalles íntimos de la familia del rey. Acusado de traición, su leal amigo Felipe Juan Froilán no pudo hacer otra cosa que cortar por lo sano y tomar distancia de Caballero. Sin embargo, se rumoreaba que Victoria Federica podría sentir algo más que amistad hacia Gonzalo, por lo que le costó algo más que a su hermano acabar su relación con el diestro. Ahora, sabemos que doña Letizia se ha salido con la suya y ha conseguido separar a la hija pequeña de doña Elena del que podría haber sido su primer gran amor.

Siguiente: Letizia se sale con la suya