Es la obsesión de doña Letizia, las fotografías a traición de Leonor y Sofía. La reina quiere proteger a sus hijas a toda costa de los flashes incontrolados. En este sentido, ejerce un férreo control que dio lugar a un desagradable encontronazo con doña Sofía. De hecho, la reina emérita ya ha desistido de posar con sus nietas para evitar la ira de su nuera. A Letizia se le han metido doblada y ha montado en cólera. Incluso ha pedido cambios en la cúpula de seguridad de Zarzuela que vela por la integridad de la familia real. ¿Qué ha sucedido? Te lo contamos todo a continuación.

La obsesión de Letizia

> Doña Letizia siempre ha ejercido un férreo control sobre la imagen de sus hijas. No desea que Leonor y Sofía sean inmortalizadas más allá de las imágenes oficiales o autorizadas en los actos a los que asisten. El asunto es motivo de controversia en Zarzuela. Tanto doña Sofía como don Juan Carlos sabe que la monarquía es imagen y de ahí el valor de las fotos. Sin embargo, la reina no lo ve así y eso ha dado lugar a desavenencias entre ella y sus suegros.

Lo ocurrido en la Misa de Pascua en Palma, el rifirrafe entre reinas, hizo que doña Sofía tomara una decisión, no más fotografías con sus nietas más allá de las que mande el protocolo. La reina emérita no quiere volver a pasar por otra humillación. Para ella fue durísimo que el mundo viera como su nuera la abroncaba en público. Es algo que la dejó muy tocada. Aunque la mayoría la apoyó, la vergüenza fue mucha. Además, el bochornoso espectáculo sirvió para confirmar que Letizia no traga a su suegra.

Siguiente: La reina monta en cólera por una fotografía de sus hijas