Don Juan Carlos y doña Sofía han tenido la manga más ancha en relación a las elecciones sentimentales de Elena y Cristina. Al fin y al cabo, ellas no iban a heredar el trono. Aun así, Jaime e Iñaki no fueron de su agrado pero no se opusieron. Las alarmas saltaron en Zarzuela cuando se comprobó que don Felipe hacía tiempo que frecuentaba a Letizia Ortiz. Y es aquí donde entran en juego los servicios secretos, encargados de rastrear el pasado de Letizia por expreso deseo de don Juan Carlos y doña Sofía. El desenlace de la historia es sorprendente. Te lo contamos todo a continuación. Sigue leyendo.

Los motivos de los reyes para desconfiar de Letizia

> Una de las características que menos gustó a don Juan Carlos y doña Sofía de su futura nuera fue la ambición. “Demasiado ambiciosa”, se escuchó murmurar a los reyes en aquellos días. Para ellos, la periodista, más que enamorada de don Felipe, estaba obnubilada por lo que representaba. No entendían que siendo ella republicana y agnóstica jurara tal adhesión a la Corona y a la iglesia católica tan solo entrar en Zarzuela.

De un día para otro, Letizia Ortiz cambió su forma de pensar y de sentir. Esto escamó a más de uno. Por otro lado, ni a don Juan Carlos ni a doña Sofía se le escapó que era ella quien manejaba la situación. Su hijo estaba tan enamorado que accedía a todas las sugerencias de su novia. Así como Eva Sannum siempre se mantuvo en un discreto segundo plano en cuanto a decisiones, la periodista cogió las riendas desde el minuto uno.

Siguiente: Letizia y su gusto por el lujo