La familia real atraviesa una grave crisis. Las cosas están peor que nunca. Al final, Letizia ha conseguido su propósito. Don Felipe se ha quedado solo. Si antes fueron sus amigos, ahora les ha tocado el turno a familiares. Sin duda, el rey se enfrenta a un grave problema que ha provocado la reina. ¿Qué ha motivado esta grave situación? Te lo explicamos todo a continuación. Sigue leyendo porque no tiene desperdicio.

La espantá real

> Doña Sofía no tiene ganas de repetir una experiencia como la ocurrida el año pasado en Palma durante el domingo de Resurrección. Fue entonces cuando doña Letizia mostró su peor versión impidiendo que se fotografiara con Leonor y Sofía. El asunto dio la vuelta al mundo. Pues bien, para este año, doña Sofía ya le ha dejado muy claro a don Felipe que no está dispuesta a pasar por lo mismo. A sus ochenta, la reina emérita no está para estos disgustos. Faltan pocos días para la cita y doña Sofía espera la fecha en Marivent junto a su hermana Irene.

En el aire está si don Juan Carlos acudirá a la misa de Pascua. De momento, y tras ser operado de un carcinoma, el emérito se ha instalado en Galicia. Allí está su nueva corte, compuesta por amigos fieles y leales. También él ha hablado con don Felipe para expresarle su hartazgo de Letizia. Está ya cansado de los desplantes de su nuera y desearía que su hijo optara por la separación. En cuanto a Leonor y Sofía, apenas tiene relación con ellas. Nunca ha sido niñero y, por otra parte, doña Letizia pone demasiados palitos en las ruedas para impedir que sus hijas pasen tiempo libre con sus abuelos paternos.

Siguiente: Elena, el verso suelto de la familia real