La familia real atraviesa una grave crisis. Las cosas están peor que nunca. Al final, Letizia ha conseguido su propósito. Don Felipe se ha quedado solo. Si antes fueron sus amigos, ahora les ha tocado el turno a familiares. Sin duda, el rey se enfrenta a un grave problema que ha provocado la reina. ¿Qué ha motivado esta grave situación? Te lo explicamos todo a continuación. Sigue leyendo porque no tiene desperdicio.

Juan Carlos y Sofía huyen de Letizia

> La relación de don Juan Carlos y don Felipe no es buena. Su comunicación es escasa. Aunque en público intentan transmitir una imagen de unión, la abdicación se llevó lo poco que había. El rey sigue sin perdonar a su hijo y a doña Sofía que maniobraran en la oscuridad contra él. Desde entonces, las cosas están muy tensas. Y más que se han puesto desde que doña Letizia tiene mando en plaza. Si antes no se soportaban, ahora menos. La reina no se corta a la hora de mostrar su malestar cuando sus suegros están delante. Se han producido varios desencuentros que don Juan Carlos y doña Sofía no perdonan.

Desde que es reina consorte, Letizia ha dejado muy claro que la Corona es cosa de don Felipe, Leonor, Sofía y ella misma. Su deseo, prescindir de don Juan Carlos, doña Sofía y la infanta Elena. Y para esto nada mejor que marcar distancias y provocar situaciones incómodas, y en esto doña Letizia es una experta. Cuando alguien le molesta, lo hace notar. Así las cosas, la reina ha conseguido su propósito y sus suegros y cuñadas no quieren coincidir con ella. Apenas pisan Zarzuela y hacen su vida al margen de don Felipe. Las cosas han llegado a un punto en que intentar una reunión familiar es casi misión imposible.

Siguiente: La espantá real