El monarca está muy delicado de salud. Don Juan Carlos no puede hacer frente a los achaques propios de la edad, pero lo cierto es que algunas de sus costumbres tampoco ayudan a su propio bienestar. Acabamos de descubrir que el padre de don Felipe VI puso en peligro su vida tras tomar una arriesga decisión. ¿Quieres conocer más detalles? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

La decisión más arriesgada de don Juan Carlos

> Todo el mundo recuerda todavía el aterrizaje forzoso del avión que surcaba el cielo madrileño y que, por fortuna, salió a pedir de boca. A propósito de este suceso, Jaime Peñafiel recordó en Cuatro al día un episodio muy parecido protagonizado por don Juan Carlos I. El cronista experto en realeza acompañó al monarca en uno de sus viajes oficiales, y de vuelta a Madrid pidió parar en Arabia Saudí para reunirse con un buen amigo. Su gozo en un pozo, pues la madre naturaleza se puso en su contra y levantó una violenta tormenta de arena sobre el desierto que sobrevolaban. Hicieron tiempo hasta que despejara, pero no había forma de calmar la furia de aquel vendaval.

Retomaron el camino a la capital española, y justo en ese momento se percataron de que la tormenta estaba amainando. Lo último que esperaba el aviador era que el rey le obligara a tomar tierra sin previo aviso. “Juan Carlos era muy caprichoso y dijo que quería aterrizar. El piloto le dijo que no podía porque los depósitos estaban llenos, pero él ordenó aterrizar como se pudiera”. La única opción válida para el monarca abdicado era deshacerse de la gasolina sobrante en medio del desierto. 43 toneladas de un producto altamente inflamable y tóxico que el Borbón arrojó en un paraje natural. A ojos de Peñafiel, se trató de “un capricho atroz y peligroso” que pudo haber pagado muy caro…

Siguiente: La voluntad de don Juan Carlos “viendo que se acerca el final”