Don Juan Carlos está destrozado. Ha sufrido una terrible pérdida, de esas que son irreparables y dejan huella. En estos momentos, el rey emérito está roto, sin consuelo, y eso ha motivado que haya buscado la mano de doña Sofía. Don Juan Carlos necesita asirse con fuerza a su esposa para no caer en lo más hondo del pozo. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

Juan Carlos y Sofía se dan una segunda oportunidad

> En el otoño de su vida, don Juan Carlos y doña Sofía han decidido darse una segunda oportunidad. Quienes conocen al rey emérito aseguran que este cambio de tercio viene motivado tras una profunda reflexión sobre el trato que ha dispensado a su esposa a lo largo de su matrimonio. Don Juan Carlos sabe que no se ha portado bien y por eso quiere enmendar un poco el mal causado. Es consciente de que han sido muchas las lágrimas que doña Sofía ha derramado por su culpa. De hecho, la reina emérita ha necesitado ayuda psicológica para poder sobrevivir en un mundo de mentiras. Su papel institucional le obligaba a ofrecer la mejor cara mientras aguantaba estoicamente los feos y humillaciones que su marido le regalaba también en público. Sonreír por fuera y llorar por dentro ha sido su tónica durante años.

En cuando a doña Sofía, siempre ha estado profundamente enamorada de su marido. De hecho, ella confía en que él vuelva a sus brazos. No es viable la reconciliación romántica que espera pero sí una basada en la amistad. Han sido compañeros de viaje durante años y juntos han formado una familia. Al final, el cariño pesa y ha sido el artífice de esta segunda oportunidad que ha sorprendido a propios y extraños.