Una vez más, doña Sofía ha tenido que hacer frente en soledad a una difícil circunstancia. Don Juan Carlos ha preferido seguir con su ocio habitual en vez de apoyar a la mujer que siempre ha estado junto a él por más fuertes que soplaran los vientos. Así ha sido el enésimo agravio del rey Juan Carlos a la reina Sofía. Te lo contamos todo a continuación.

La soledad de la Reina

> Doña Sofía creía que don Juan Carlos se casaba con ella por amor. Poco le duró la ilusión. Recién instalados en Zarzuela, el rey empezó con sus salidas en solitario, de las que regresaba a altas horas. La joven y enamorada princesa creía entonces que aquella tardanza era producto de la obligación. Años más tarde, cuando ya habían nacido sus tres hijos, descubriría la horrible realidad.

Don Juan Carlos tiene un punto egoísta que hace que descuide a los suyos. En este sentido, la mayor damnificada, doña Sofía. Su marido no quiso regresar con ella cuando estando en Baqueira Beret conoció la muerte de su madre, la reina Federica. Sin duda, un comportamiento, cuanto menos, execrable.

Siguiente: El último desprecio de Juan Carlos a Sofía