Don Juan Carlos y doña Sofía se casaron el 14 de mayo de 1962. La princesa griega estaba convencida de que era un matrimonio por amor. Desde entonces hasta ahora, mucho ha llovido. Sofía ya no es aquella joven cándida que se creyó las palabras que Juanito le susurró al oído. Lo cierto es que la reina se ha visto sola en muchas ocasiones a lo largo de los años. Aunque hay una que le duele especialmente y jamás perdonará a don Juan Carlos. ¿De qué se trata? Te lo contamos todo a continuación.

El gran error de Sofía

> Quizás el de don Juan Carlos y doña Sofía sea uno de los matrimonios de la realeza más desgraciado de su época. No tuvo suerte la princesa griega cuando le dio el sí, quiero, al entonces príncipe. La encandiló con su verbo fácil y trato directo. Era el contrapunto perfecto para ella. Más retraída y tímida. La joven Sofía supo cómo era su futuro marido antes de casarse. Algunas amistades la alertaron sobre los líos de faldas del príncipe. Sin embargo, creyó que cambiaría tras la boda convirtiéndose ella en la única mujer de su vida.

La luna de miel no fue lo que doña Sofía esperaba. Para ella fue muy desagradable descubrir al auténtico Juan Carlos. Un hombre cuya principal prioridad es el mismo. Por otro lado, la joven esposa descubrió a su marido tonteando con otras. Todo esto le hizo pensar que había cometido una gran equivocación que debía enmendar cuanto antes.

Siguiente: Juan Carlos abandona a Sofía en su momento más triste