Se presentó ante la audiencia como un niño bueno y dócil que no había roto un plato en su vida. El exnovio de Gloria Camila encandiló a los espectadores con sus buenas formas y su comportamiento comedido, pero en los últimos meses hemos asistido a un notable cambio en la actitud de Kiko Jiménez. El jiennense ha adoptado los peores rasgos del carácter de su nueva pareja, Sofía Suescun, y se ha convertido en un hombre déspota, chulo y altanero. No cabe duda de que la pamplonesa está detrás de esta horrible transformación, y en Cotilleo.es hemos recopilado las pruebas que lo demuestran. Sigue leyendo para conocer más detalles sobre este jugoso asunto.

Kiko y Sofía, dos lapas que no se hacen ningún bien

> Desde que empezaron a salir, no se han separado. Sofía y Kiko se comportan como dos lapas incapaces de despegarse ni un solo segundo, literalmente. Si algo les sobra es el ego y las fotos subidas de tono en las que dejan muy poco a la imaginación se suceden en sus redes sociales. Son dos monstruos televisivos que se van retroalimentando el uno al otro. Un círculo vicioso del que no puede salir nada bueno.

Kiko es muy influenciable y otrora adquirió el perfil bajo que Gloria Camila le exigió, pero ahora que está con Sofía se ha dejado llevar por sus ganas de llamar la atención y de ser el absoluto protagonista. Los dos pasan mucho tiempo juntos y se están haciendo un flaco favor. Jiménez es la pólvora y Suescun la débil llama que basta para hacer explotar la bomba. Ninguno de ellos saldrá bien parado de esta relación que, de seguro, empezaron para estar en boca de todos. Y si no, tiempo al tiempo.