El tertuliano se ha puesto al mando de Sálvame presentándolo cada tarde. Pero lo que parece ser una buena oportunidad laboral se ha convertido en la peor pesadilla para Kiko Hernández. Tan solo un fallo ha servido para que el mayor enemigo del colaborador saque a la luz su peor episodio.

Una gran metedura de pata

Kiko Hernández

> Con la llegada del verano, Kiko Hernández se ha hecho con el cotarro de Sálvame. Aprovechando que los colaboradores habituales se encuentran de vacaciones y de descansos espirituales, el tertuliano lleva toda la semana presentando, y la audiencia parece que se lo ha tomado a bien. Pero ocupar un puesto de tal calibre no es sencillo, sobre todo porque las meteduras de pata son mucho más habituales. Es lo que le ha pasado a Kiko Hernández, y su mayor enemigo no se lo ha perdonado.

Siguiente: Pedir perdón no le ha servido de nada