Mucho tiempo ha pasado desde aquellas Navidades en las que Laura Matamoros y sus hermanos tenían que conformarse con comer arroz blanco (así lo haconfesado ella en alguna ocasión). Ahora es una suerte de Paris Hilton a la española y su vida es sinónimo de exceso y lujo. 

La prueba la encontramos en las fotos que la hija de Kiko Matamoros cuelga a diario en su cuenta de Instagram, donde la vemos viajando a destinos exóticos o alojándose en los mejores hoteles del mundo. Queda claro que a Laura Matamoros le va bien. De hecho en el último Sábado Deluxe, Makoke, la ex de su padre, reconocía que, recientemente, había recibido una oferta de la joven para comprarle el dúplex que posee en Majadahonda, una de las zonas más caras de Madrid y donde Laura se crió (de hecho, parte de su familia materna sigue viviendo allí). Pero, ¿de qué vive realmente Laura Matamoros? ¿Cuáles son las fuentes de ingresos de la nueva influencer de moda?

Un ascenso imparable

Hace tan solo 3 años, en 2016 Laura Matamoros se ganaba la vida como recepcionista de una clínica dental, tal y como figura en su ficha de La Factoria del Show, la agencia de representación de artistas que cierra sus contrataciones. Pero ese mismo año pegó el salto a la televisión gracias a su entrada en Gran Hermano Vip. Ganó su edición, por delante de Carlos Lozano, pero no se quedó con los 100.000 euros del premio, que donó a su hermana Irene para que pudiera estudiar en la universidad. En cualquier caso, ése fue su trampolín para empezar a profesionalizar su papel de celebrity en ciernes.

De allí dio el salto en 2017 a Supervivientes, y aunque no ganó en esta ocasión (quedó tercera por detrás de José Luis Losa y Alba Carrillo), salió convertida en personaje indiscutible de la crónica rosa. Laura Matamoros era, por sí misma (al margen de las peliagudas cuestiones familiares de su padre y su hermano Diego) protagonista del papel couché. Y para darse cuenta basta con observar la multitud de portadas y exclusivas que ha atesorado en los últimos años. Una de sus fuentes de ingresos.

Laura Matamoros, ¿la próxima Dulceida?

Pero no sólo interesa a los medios de la cosa rosa. También a multitud de millennials que ven en ella un referente de vida y estilo, lo que le ha llevado a ser una de las famosas españolas con más seguidores en redes sociales. Según nos desvelan expertos en el sector, Laura Matamoros, con sus 774k seguidores, es una figura de primer orden en el universo de Instagram, por lo que su caché por post promocionado es bastante elevado. Y más en los últimos meses, tras conocerse que ha roto con Benji, el padre Matías, su primer hijo, y su nuevo noviazgo con el también influencer y modelo catalán Daniel Illescas. En concreto, dependiendo de diversos factores (como la relevancia de la firma anunciante) nos aseguran que podríamos estar hablando de entre 6.000 y 10.000 euros por publicación.

Reclamo de las firmas

Laura Matamoros es a su vez imagen de empresas de viajes como Drumwit Viaja Wäy (es por ello que ha recorrido más kilómetros que Willy Fog) y ha trabajado con importantes firmas como Douglas, para la que participaba recientemente en la campaña del Día de la Madre junto a su progenitora, Marian Flores (hermana de Mar Flores). Y curiosamente en esta acción promocional también estaba la medio hermana de Laura, Anita Matamoros, posando sonriente con Makoke. Al final todo queda en familia.

A lo anterior, hay que sumar sus colaboraciones televisivas (ahora, por ejemplo, la encontramos comentando la actual edición de Supervivientes) y la monetización de su canal en Mtmad, la plataforma de contenidos digitales de Mediaset. Distintas y variadas fuentes de ingresos para hacer realidad una vida con la que, probablemente, Laura Matamoros siempre soñó.