El tiempo pasa muy deprisa, pero el dolor sigue estando. Dicen, que cuando un ser querido desaparece de tu vida, sufres las distintas fases del duelo. Aunque no sabemos en cuál de ellas se encontrará Ana Obregón, lo cierto es que ella ha demostrado una generosidad y una elegancia con los medios de comunicación para quitarse el sombrero.

Si bien recordemos, después de estar dos meses al lado de Aless Lequio, animándolo y apoyándolo para que saliera adelante, la actriz tuvo que hacer el peor viaje de su vida. Venirse de Barcelona a Madrid sola. Demostró una vez más la profesionalidad ante las cámaras, bajando la ventanilla del coche, quitándose la mascarilla y mostrando una fría sonrisa de dolor a toda la prensa que la esperaba en su casa de Madrid.

Y es que hay personajes que tienen muy presentes quiénes son y por qué están donde están. Ana Obregón pertenece a esa clase de personas a la antigua que sienten un respeto bestial por los medios de comunicación. Aún así, sin que nadie se lo pidiera y sin que lo tuviera que hacer porque todos entendíamos el dolor, la madre de Aless Lequio mostró su enorme generosidad.

Ahora, casi dos meses después de la muerte de su hijo, Ana Obregón intenta salir adelante como puede. Muchos amigos, compañeros de profesión e incluso conocidos, han mostrado sus condolencias y su máximo apoyo a la actriz. Y lo cierto es que esto nunca está de más.

Darek, expareja de a actriz ha aprovechado el fin del estado de alarma para salir a cenar con amigos a un conocido restaurante madrileño y allí nos ha confesado que Ana Obregón: “Ella es fuerte”. El exconcursante de Gran Hermano VIP no tiene ninguna relación desde que se separaron, pero no dudó en mandarle un mensaje: “No, no hemos hablado. Le he mandado un mensaje general en las redes sociales”.

Y es que son numerosas las personas que han comentado las publicaciones de Ana Obregón desde que sucedió lo que nunca quisimos que ocurriera. Ahora, vive en los hombros de sus hermanos que no se separan ni un solo momento de ella y lucha por asimilar esta realidad que solo la golpea.