María Teresa Campos ha vuelto a la carga y más fuerte que nunca. Tras unas semanas en el anonimato, centrada en su mudanza junto a Bigote Arrocet, la periodista ha dicho basta. Su reaparición en televisión no ha pasado desapercibida. Quizás era eso lo que buscaba. Continúa leyendo para saber de qué se trata.

Su no renovación

> María Teresa Campos ha vivido unos días muy intensos. La periodista lleva años trabajando en televisión pero eso aprece que ha quedado en nada. En cuestión de segundos ha visto cómo todo se desmorona. Tras presentar más de siete años el programa Qué tiempo tan feliz, ella estaba muy segura de su renovación hasta que entró en un despacho junto a la cúpula de Mediaset. No habría más renovaciones. Como leen. No cuentan más con la presencia de María Teresa Campos.

Está claro que la edad pasa factura para todos. Esto sin duda fue un gran varapalo para ella, que no se esperaba recibir un portazo en al cara de la que era su casa. Su actual pareja, Edmundo Arrocet, le ha apoyado en todos los varapalos vividos en las últimas semanas. Pero la periodista también ha tenido que hacer frente a la salida inminente de sus hijas de la televisión. ¿Se está desmoronando el clan Campos? Así fue su salida.

Siguiente: Sus hijas, sin trabajo