Hablar de Cristino Ronaldo es hablar, por lo general, de excentricidad en grado superlativo. De ahí que sea noticia incluso cuando no está jugando al fútbol. El deportista portugués está de vacaciones y a su paso por Grecia ha dejado una propina en la villa en la que se alojaba que está generando titulares en medios de todo el mundo.

Hace unas semanas que Cristiano Ronaldo finalizó sus compromisos profesionales con la Juventus de Turín, equipo en el que ha jugado esta pasada temporada tras su salida del Real Madrid, y una vez ha conquistado con la selección portuguesa la Liga de Naciones, ha pasado unos días de descanso en Grecia.

Concretamente lo ha hecho en Villa Menthoni, una de las propiedades más espectaculares de Costa Navarino, que cuenta con 630 metros cuadrados plagados de comodidades a la altura de las personalidades que suelen hospedarse allí. Según cuenta la edición italiana de Fox Sports, el precio de la noche es de 8.000 euros, una cifra que supone una auténtica menudencia al lado de la propina que CR habría dejado antes de marcharse.

La importancia de la privacidad

Para una celebrity de la talla de Cristiano Ronaldo, la privacidad es absolutamente imprescindible. Lo es en su vida diaria y mucho más cuando está de vacaciones con su familia, momento en el que pretende estar absolutamente desconectado del mundo y de la persecución a la que a menudo se ve sometido para escapar de los paparazzi. Y es por ello que Cristiano habría dejado una propina absolutamente desmesurada como agradecimiento por el trato recibido y por la privacidad garantizada. Cuenta Fox Sports que la cantidad de la que estamos hablando sería de nada menos que 20.000 euros.

Y después de pasar por Grecia, Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez han puesto rumbo a la Costa Azul, tal y como han dejado ver ambos en diferentes instantáneas compartidas a través de sus respectivos perfiles de Instagram. El verano se pasa muy rápido y hay que aprovechar los días de asueto al máximo. Así, además de en Grecia, la pareja ha estado en los últimos días junto a sus cuatro hijos surcando las aguas de Niza, Mónaco o Saint Tropez. Y lo han hecho con un megayate que tiene un increíble tobogán. Otra excentricidad más en las desmesuradas vacaciones de Cristiano Ronaldo.