Zalando, moda mujer

Una de las mayores preocupaciones, tanto para hombres como para mujeres, ha sido, es y será acerca de cómo vestirse, si deciden seguir la moda actual o si son fieles a un estilo propio, si les da igual y su aspecto es desaliñado o se consideran sofisticados y elegantes.

Hace unos años estas cuestiones preocupaban sobre todo a la gente joven, en esas edades en las que estamos más preocupados por estar guapos y atractivos y gustar a los demás, pero esto se ha convertido en una regla genera y desde hace ya un tiempo esto es una preocupación que ocupa a un rango de edad cada vez más amplio.

El sexo femenino, además, siempre ha sentido y sufrido una mayor presión social en este sentido, sea por convencionalismo o por ideas anticuadas, pero la realidad actual es que, aunque cada vez se sumen más hombres, ellas todavía cuidan más de su imagen y su forma de vestir.

¿Cómo viste la mujer actual?

La mujer actual tiene muchas caras y puede elegir entre un más que amplio espectro de posibilidades en su forma de vestir, pues también su vida ha cambiado bastante, nada queda ya de aquel minúsculo ropero en el que las prendas eran todas muy parecidas, que se diferenciaban básicamente por la estación del año en el que debía usarse.

En la actualidad y gracias a los avances en las actividades sociales que ocupa una mujer, puede decidir entre un más que amplio vestuario, bien diferenciado. No es igual la vestimenta que usamos para la oficina, para tomar un café con las amigas, ir a la playa, al gimnasio o a una cena romántica. Y para poder distinguir elige tiendas como Zalando-Privé, el nuevo club de Zalando para comprar ropa online, ofrece las mejores prendas para cada ocasión; haz clic aquí y descubre espectaculares vestidos online para mujer, porque cada etapa y cada faceta tiene su propia moda y lo más importante es encontrar nuestro estilo para cada momento y sentirnos bien con nosotras mismas, seguras y confiadas.

En relación al estilo que elijamos, es importante ser fiel a uno que demuestre que tenemos personalidad, un estilo propio que nos siente bien y, al mismo tiempo, nos defina. Si nos gusta vestir con clase, podemos encontrar preciosos vestidos Ralph Lauren y de la marca Jarlo, entre otras firmas de prestigio cómodamente en internet. Visita Lyst y descubre toda la moda en un único sitio web y ¡Descúbrelos!, te están esperando.

Hay algunos modelos de vestidos con los que acertarás siempre. Son esos atuendos que, además de estar de moda, sientan bien a todo el mundo. Por ejemplo, en otoño e invierno los que están diseñados con terciopelo favorecen todo tipo de cuerpos, pero no son aptos para los meses calurosos.

Un vestido que se repite, temporada tras temporada, es el tipo camisero vaquero, muy favorecedor y que tiene el efecto visual de alargar las piernas, como bien sabe la reina consorte Letizia Ortiz.

Los vestidos asimétricos también son muy favorecedores, así como aquellos que llevan un nudo o un frunce a la altura de la cintura y disimulan la tripita, en caso de tenerla.

Los vestidos tipo wrapped o cruzados también son perfectos para todo tipo de cuerpos, siendo una excelente opción cuando se acude como invitada a algún evento, y es que son pocas las que pueden resistirse al encanto de un volante, muy habituales en estos modelos.

Por último, no podemos olvidarnos de todo un clásico, el little black dress, un vestido negro básico que debe formar parte del fondo de armario de cualquier mujer.

La mujer de hoy es una mujer activa

La mujer actual no solo vive de vestidos bonitos, la mujer de hoy es todoterreno, trabaja dentro y fuera casa, cuida de su familia, lleva la economía familiar, concilia buenamente como puede y aún así saca horas para cuidarse, y estar siempre radiante, o al menos lo intenta.

Después de terminar el trabajo, aún saca fuerzas para ir al gimnasio, y como cabe suponer no puede ir con el mismo traje de chaqueta que llevaba a la oficina, o alguno de esos vestidos tan monos que hemos visto en el apartado anterior, pero sí que necesita sentirse atractiva para ir motivada. The Point, la tienda online cuya dirección es https://www.thepoint.es, es ese outlet en el que encontrarás la mejor ropa deportiva para mujer, siempre de calidad para que vayas cómoda a la vez que te sientes cómoda para realizar ejercicios y a precios muy competitivos.

El vestir determina nuestro pensamiento

Los estudios demuestran que nuestra forma de vestir no solo habla bien o mal de nosotros mismos, sino que es capaz de influenciarnos, por ese motivo no es buena idea ir en bañador a hacer un examen de matemáticas o descuidar nuestro aspecto cuando nos sentimos decaídos. La ropa que vestimos puede condicionar nuestro estado de ánimo y nuestro rendimiento.

Cada vez son más investigadores de distintos campos, tanto sociólogos, como psicólogos, neurólogos y diseñadores los que afirman el poder que tiene nuestra ropa sobre nosotros mismos y su influencia en los procesos psicológicos, llamado a este suceso la Psicología de la Moda.

Un caso práctico llevado a cabo por la doctora Karen Pine, profesora de Psicología del Desarrollo en la Universidad de Hertfordshire (Inglaterra), fue aquel en el que se pidió a los alumnos que fueran a clase con una camiseta de Superman y el efecto que produjo cuando se reunieron fue tal que cambiaron sus pensamientos. Los alumnos del estudio se describieron a ellos mismos como más agradables y se sintieron superiores al resto de los compañeros, incluso más fuertes. En esta investigación, la ropa influencio a esos estudiantes por las características asociadas a esa prenda.

Pero hay más estudios que demuestran este poder de la ropa en los individuos que las portan, como este llevado a cabo por la Universidad de Northwestern (Illinois), cuando hace unos años se comprobó que vestir una bata de médico mejoraba la capacidad de atención, pues los voluntarios que llevaron las prendas cometían hasta un 50 % menos errores que los que iban vestido con ropa de calle, mientras que a un tercer grupo se le dio la misma bata, pero diciéndole que era de pintor, y no proporcionaba el nivel de concentración que cuando pensaron que eran batas de doctores.