ropa de cama dormitorio

El paso de la infancia a la adolescencia es uno de los desafíos más exigentes a los que debemos enfrentarnos en materia de decoración. De manera progresiva, los juguetes y el material escolar van quedando delegados a un segundo plano. En pro de fotografías, discos, libros y, en general, cualquier elemento que transmita su identidad.

Las habitaciones juveniles, al contrario de lo que ocurre en el resto de espacios de un hogar, no deben cumplir una única función. Sino que cada vez adquieren una mayor versatilidad. Convirtiéndose en pequeños hogares dentro de una vivienda. Por ello, prestar una especial atención a cada detalle es fundamental. Únicamente de este modo podremos crear un espacio juvenil en el que nuestros hijos puedan seguir desarrollándose con éxito.

La importancia de la ropa de cama

En cualquier dormitorio, la cama es uno de los elementos que acapara un mayor protagonismo. Pero en el caso de los dormitorios juveniles su importancia es todavía mayor. Por esta razón, escoger entre las diferentes opciones con las que contamos actualmente a la hora de vestir la cama de la habitación de nuestros hijos es fundamental.

Existen en el mercado una gran cantidad de colchas juveniles. Capaces de adaptarse a todo tipo de estilos y de gustos. Desde aquellos que sienten un especial sentimiento por los motivos espaciales hasta las colchas decoradas con algunos de nuestros personajes favoritos de Disney. Diferentes opciones con un mismo denominador común: la capacidad de las colchas como elementos transmisores de nuestra identidad.

Una vez decidida la colcha por la que queremos optar, podremos tener una gran cantidad de opciones a la hora de encontrar la decoración adecuada para el resto de aspectos de la habitación. Desde las fundas de los almohadones hasta los motivos decorativos de las cortinas. Un sinfín de elementos capaces de incidir de manera directa en el bienestar que se respirará en un espacio tan importante en tu hogar.

Un objetivo: lograr la máxima funcionalidad

Como consecuencia de los diferentes aspectos que se desprenden de la época de la adolescencia, resulta especialmente importante focalizar una mayor atención en el aspecto funcional de la habitación. Conviene saber que éste será uno de los lugares que permanezca una mayor cantidad de horas ocupado. Resultando imprescindible que sea capaz de cumplir con una doble vertiente: resultar óptimo tanto para el tiempo de ocio como para el tiempo de estudio.

Una de las mejores fórmulas por las que podemos optar a la hora de garantizar que se cumple esta norma es tratar de separar ambos espacios dentro de una misma habitación. De esta manera, podrán disponer de un ambiente específico para el estudio, que cuente con las mínimas distracciones posibles y en el que la luz tenga un papel más que destacado. Y, por otro lado, que sea capaz de crear un espacio en el que el ámbito del ocio adquiera un mayor protagonismo.

Una opción que nos permitirá lograr esta mayor funcionalidad será apostar por la instalación de una cama en altura. Que permitirá instalar el escritorio debajo de la misma. Apostar por objetos que sean modulares y que permitan un mayor almacenaje nos permitirá garantizar una mayor distribución y explotación de todos los recursos que tenemos disponibles.

La funcionalidad no ayudará únicamente a lo relacionado con la capacidad del adolescente de poder garantizar su concentración a la hora de estudiar. Sino que también tiene un importante peso a la hora de mantener el orden de todos los ambientes. Permitiendo crear entornos mucho más relajados, incidiendo de manera directa en el bienestar de la persona que ocupa el espacio en cuestión.

La elección de la gama cromática

Por último, conviene tener en cuenta la importancia de la gama cromática escogida. Este aspecto resulta especialmente importante a la hora de escoger la colcha con la que vestir nuestra cama. Puesto que debe guardar una misma sintonía.

En las habitaciones juveniles conviene apostar por las gamas cálidas. Que permitan crear ambientes mucho más relajados, que incidan de manera directa en la tranquilidad. Además de invitar a la concentración a la hora de llevar a cabo las tareas relacionadas con el estudio. No obstante, y al contrario de lo que ocurría años atrás, actualmente una de las tendencias que está marcando el ritmo del ámbito de la decoración es la sucesión de colores en una misma habitación. Cobrando un especial protagonismo lo relacionado con la capacidad para pintar las paredes en tonos diferentes, mostrando un aspecto mucho más juvenil y moderno.

Por las necesidades que necesitan las habitaciones juveniles a la hora de garantizar la máxima versatilidad y funcionalidad, la decoración es un pilar básico sobre la que conviene vertebrar todas nuestras acciones. Aspectos tales como la elección de la colcha y el color de las paredes, así como la distribución de la habitación, actuarán como elementos clave a la hora de garantizar el mejor resultado posible.