Todos los medios están hablando de la vuelta al cole de Leonor y Sofía. Un año más, la princesa y la infanta han retomado sus clases en el prestigioso colegio Santa María de los Rosales, que acoge a todos los niños de bien de la élite madrileña. Desde que las hijas de Felipe VI empezaron a estudiar en ese centro en 2013, los padres de los demás alumnos se han puesto en pie de guerra contra Letizia. Al parecer, la soberana abusa de su poder y ha presentado ante la dirección una serie de exigencias que no han gustado nada al resto de familias. ¿Quieres saber más sobre el asunto? Sigue leyendo, no tiene desperdicio.

Tolerancia cero a lo móviles

> En el reglamento de casi todos los centros educativos del país, sean públicos o privados, se prohíbe expresamente que los alumnos hagan uso de sus teléfonos móviles cuando estén en clase. Sin embargo, en cuanto suena la alarma, los estudiantes campan a sus anchas con sus aparatos para poder estar en contacto con sus familias y amigos. No ocurre lo mismo en el colegio Santa María de los Rosales, al menos desde que Letizia tomó el control de las normas del lugar. La consorte, que se lleva muy bien con el equipo directivo, pidió que los escolares tuvieran vetado el uso de sus teléfonos en todo el recinto, algo que no gustó al resto de padres.

El deseo de doña Letizia es evitar que los alumnos tomen fotografías a Leonor y Sofía que puedan filtrarse a la prensa. Ortiz es muy protectora con sus hijas y está dispuesta a lo que sea con tal de garantizar su intimidad. De hecho, desde que la princesa y la infanta estudian en el colegio, solo los padres de los escolares pueden acudir a los festivales y actuaciones, previo aviso a la dirección y portando siempre su DNI. Ni tíos, ni abuelos, ni primos que puedan alterar la tranquilidad de nuestra soberana. Algunos familiares están muy quemados con toda esta situación y entienden que la consorte está abusando de su poder, tomando decisiones que no solo la incumben a ella.

Siguiente: El abuso de poder de doña Letizia