Mediaset está intentando reflotar, a todo ritmo, las audiencias de Cuatro. Tras cancelar sus informativos, confiar en Risto Mejide, ahora cambia a Carme Chaparro. 

Es el oxigeno que necesita Cuatro. Y cualquier cadena generalista. Carme Chaparro salta de los informativos de la segunda cadena de Mediaset -reducidos a ocho minutos- para presentar las nuevas tardes de la cadena. Una apuesta arriesgada que Paolo Vasile ha confiado a Unicorn Content, productora de la valenciana Xelo Montesinos, y que sin duda alguna será el revulsivo perfecto para cambiar la curva descendiente que afronta la emisora hasta el momento.

Aunque no han trascendido aún los contenidos del programa, todo hace pensar que será un contenedor informativo en el que tendrán cabida actualidad y política. Espero que no pretendan competir con el asentado Más vale tarde y vuelvan, tal vez, a aquel Chanel número 4 que presentaba Ana García Siñeriz y Boris Izaguirre.

Corazón y testimonios

Necesitamos un programa estímulo. Un volver al pasado en una televisión que lucha, con evidente desgaste, por conseguir audiencia a golpe de grito y enfrentamiento. Me gustaría poder ver a Carme haciendo corazón, mordaz pero respetuoso y con información, para tal vez desbancar a lo zafio y vulgar de la cadena hermana.

También, por qué no, sería fabuloso que Cuatro desempolvara la fórmula de El Diario de Patricia y recuperara los testimonios. En una época en la que la sociedad española deambula entre la crispación y la división, encontrar un punto de encuentro, una experiencia común, puede tener tirón. Y mucho.