Cuando parecía que atravesaba una buena etapa, la tranquilidad de Carlota Corredera se ha roto en mil pedazos. La gallega no está nada contenta con el cambio físico que ha sufrido su cuerpo en los últimos meses, algo que vuelve a despertar los temibles fantasmas del pasado. Los peores momentos de la presentadora vuelven a ver la luz a causa de este inesperado aumento de peso con el que no está conviviendo demasiado bien.

Una mujer completamente nueva

> Siempre fue abanderada de la mujer real. Carlota Corredera nunca tuvo problema alguno con su físico. Además, poco le costó ganarse el cariño del público sin necesidad de cumplir con los crueles estereotipos de belleza que marca la sociedad y el mundo del espectáculo. Muchas mujeres se sentían identificadas con ella por su naturalidad. Sin embargo, la gallega cambió drásticamente de físico. La salud le daba un toque de atención y decidía no hacer caso omiso. Su tóxica relación con la comida llegaba a su fin.

Me quedé embarazada en el peor de los escenarios. El dejar de fumar y mi tiroiditis hicieron que partiera con un importante sobrepeso inicial… No engordé como cualquier persona normal sino mucho más. Y eso que no comía tanto”, aseguraba. Así, tras dar a luz, habló con los dietistas de Pronokal y se puso manos a la obra. La presentadora de Sálvame perdía 60 kilos en un año. Eso la transformó en todos los aspectos. Sin embargo, la autoestima de Carlota no es tan buena como cabía esperar tras los últimos acontecimientos.

Siguiente: Un inesperado mazazo