Es un secreto a voces, pero la consorte ha intentado disimularlo hasta el último momento. Letizia y doña Sofía no se tragan, pero han de pasar un tiempo juntas durante las vacaciones oficiales en Palma de Mallorca para acallar rumores y dar la sensación de que son una familia unida. Sin embargo, parece que la soberana se ha cansado de tanto paripé y ya no se esfuerza en ocultar las ganas que tiene de perder de vista a su suegra. ¿Quieres saber cuál ha sido su último desaire? Sigue leyendo para descubrirlo.

El peor verano de Letizia

Letizia, Zara

> Nunca se ha molestado en ocultar que no le hace ni pizca de gracia tener que pasar parte del verano en Palma de Mallorca. Para Letizia, las vacaciones oficiales de la familia real son una parte odiosa de su trabajo como consorte. No soporta tener que posar constantemente frente a la prensa ni acudir a eventos que, a priori pueden parecer privados, pero en realidad se han ido institucionalizando con el paso del tiempo. Pero, sin duda, lo que más saca de sus casillas a Ortiz es tener que compartir tanto tiempo con su suegra, doña Sofía.

La reina ya ha conseguido quitarse de encima a gran parte de su familia política, que huye de Palma de Mallorca en cuanto ella aterriza en la isla. Sin embargo, doña Sofía es un hueso duro de roer y piensa quedarse plantada en las baleares tanto tiempo como considere necesario. A las dos les toca disimular ante los medios, fingir que lo pasan en grande durante sus paseos y aparentar que la relación entre ellas es completamente cordial. Sin embargo, parece que la consorte se ha cansado de interpretar el mayor papel de su vida y ya no se esfuerza en disfrazar su antipatía por su suegra. Continúa leyendo para descubrir cuál ha sido el último desplante de Ortiz contra la griega.

Siguiente: Letizia no disimula su antipatía hacia doña Sofía