Formaban una pareja mítica:  Toño Sanchís y Belén Esteban, Belén Esteban y Toño Sanchís. Durante muchos años él negocio los contratos de la Princesa del pueblo, convirtiéndose en el representante más famoso de la historia de España. Hasta que un día Belén decidió demandarle por haberse quedado presuntamente con un dinero que no le correspondia.  La justicia le dio la razón a Belén y Toño se quedó en una situación muy precaria… perdió muchos de sus contratos y fue condenado a pagar casi 600.000 euros. Ahora su casa de Aravaca saldrá a subasta para sufragar la deuda. Pero considera que no ha perdido del todo la batalla. Está dispuesto a vengarse y ha resurgido de sus cenizas. Lo ha hecho a lo grande.

Las tres llamadas de Belén a Toño el pasado mes de octubre

Belén Esteban y Toño Sanchís

Toño Sanchís cuenta en la revista que tanto él como Fran habían sido citados a declarar en un juicio que enfrentaba a Belén Esteban con un amigo íntimo de su ex, Fran Álvarez. Toño asistía como testigo de su representada. Fue el 23 de octubre y en la víspera recibió, sostiene, tres llamadas desde el número de Belén. Se quedó en shock, porque entre otras cosas, antes de un juicio no se puede hablar con los testigos. Unos días después recibió una nueva llamada.

En el juicio se dio un gran abrazo con Fran , el ex de Belén que también estaba citado. “Cuando bajamos a la sala ya fue cuando vi a Belén, que estaba con su pareja, y, curiosamente, con todos aquellos que cuando trabajábamos juntos no podía ni ver y los criticaba todo el tiempo. Entonces Fran me dijo: Mira los que están ahí y los que estamos aquí. Nosotros somos los que sí la hemos ayudado”.

Belén,  no ha hablado del “innombrable”, su ex marido, pero sí del Inhumano. Según ella, no llamó en ningún momento a Toño, aunque en Semana aseguran haber visto el número de origen de la llamada y coincidía con el suyo. La guerra de acusaciones y desmentidos no ha hecho más que empezar.