La actriz de Velvet siempre ha intentado mostrar su mejor cara frente a los medios. Sabe de sobra que un solo error ante la opinión pública podría lapidar su carrera hasta los restos. Por eso, Paula Echevarría se ha convertido en la abanderada del ‘dientes, dientes’ e intenta que la sonrisa no se borre de su cara ni en los peores momentos. Pero ha tenido un descuido. Un mal día que ha provocado que todos podamos descubrir el lado más oscuro de la intérprete. Sigue leyendo para saber de qué se trata.

El mejor papel de Paula Echevarría

> Desde que debutó en el año 2000 la hemos visto en infinidad de papeles. Paula Echevarría es una actriz camaleónica capaz de interpretar a cualquier personaje que se le ponga por delante. Sin embargo, la asturiana ha desempeñado el mejor rol de su vida fuera de un plató de grabación. Lo ha hecho en su día a día. Su mejor complemento en los eventos a los que acude y en sus redes sociales siempre es una gran sonrisa deslumbrante, transmitiendo una imagen de amabilidad y cercanía. 

Nada más lejos de la realidad. Por las buenas, Paula puede ser un trozo de pan, pero por las malas se transforma. En el momento en el que se le saca un tema con el que no se siente cómoda, Echevarría saca las uñas y destapa su agrio carácter. No tiene reparos a la hora de hablar con malas formas a todo el que se encuentre a su alrededor y sus zascas van cayendo como rayos. Son pocas las ocasiones en las que la actriz ha mostrado públicamente su fuerte temperamento, pero cuando lo ha hecho, ha dejado a todo el mundo temblando. 

Siguiente: La tremenda falta de respeto de Paula Echevarría