El fallecimiento de Érika, la hermana de doña Letizia Ortiz, siempre ha estado perseguida por un halo de misterio. Pocos datos trascendieron de su suicidio. Hasta hoy. Jaime Peñafiel desata la polémica al hablar con crudeza sobre uno de los momentos más duros de la vida de nuestra reina.

El adiós a Érika

Letizia Ortiz

> El siete de febrero de 2007 una noticia golpeó a los españoles. La hermana pequeña de doña Letizia fallecía. El  cuerpo sin vida de Érika fue hallado por su entonces novio, Roberto, tendido en la cama del domicilio que le había dejado la entonces princesa tras trasladarse a Zarzuela para anunciar el compromiso matrimonial con don Felipe. Érika Ortiz Rocasolano estaba en el mejor momento de su vida. Tras años de penurias, la suerte le sonreía. ¿Qué pasó por su cabeza para quitarse la vida? Lo cierto es que hasta el momento poco o nada se ha conocido sobre ese fatídico episodio que hizo tambalear los cimientos de la familia de la reina. Todos quedaron sumidos en una gran tristeza. Es ahora, pasados los años, cuando Jaime Peñafiel se atreve a recordar las llamadas telefónicas de auxilio que realizó la hermana de Letizia antes de morir. Unas afirmaciones que, para muchos, serán excesivas.

Siguiente: La vida triste de Érika