María Teresa Campos se ha sentado en el plató de Sábado Deluxe para hablar de Bigote Arrocet, de sus hijas, y de su situación profesional y personal actual. Una entrevista de casi dos horas en la que también han tenido cabida las confesiones sexuales de la veterana presentadora, quien, a sus 78 años, ha desvelado algunos detalles de su mundo íntimo. Todo esto y mucho más, a continuación.

“Tenía miedo de tener una depresión”

>Teresita, me voy”. Eso fue lo último que dijo Edmundo a María Teresa antes de mandarle el Whatsapp para finiquitar su relación. Una fuerte discusión por un viaje a Málaga del chileno fue la gota que colmó el vaso y el motivo por el que rompieron de su relación. La comunicadora ha confesado que llegó a acudir hasta una conocida estación de tren “porque quería que Edmundo me dijera a la cara que me dejaba”. Sea como sea, esta ruptura ha supuesto un gran varapalo para ella, ya que, según cuenta, “he perdido al hombre de su vida. Lo he pasado muy mal. Me despertaba por las mañanas y empezaba a llorar”, explicó visiblemente emocionada.

María Teresa se ha abierto en canal con Jorge Javier, y es que, por petición de la presentadora, solo han estado ellos dos solos durante la entrevista: “Tenía mucho miedo de que me diera una depresión, pero no me ha dado y no me va a dar”. Ante la duda de una posible reconciliación, María Teresa ha respondido alto y claro: “No lo sé”. Por el momento Edmundo aún no ha recogido las cosas que tienen en su casoplón de Madrid, y de momento no está por la labor de mantener una conversación con él “por el momento, no estoy dispuesta a tener una conversación con Edmundo” y explicaba que “le he enviado un mensaje a Bigote hace diez días y no se ha indignado a abrirlo”. Es tal la decepción que siente la protagonista de esta historia, que ha decidido tomarse la vida con humor, hasta el punto de que ha hecho públicas algunos de sus hábitos más ardientes. Te contamos los detalles, en la siguiente página.

Siguiente: las confesiones más ardientes de María Teresa Campos