Doña Sofía y don Juan Carlos vivieron un episodio que cambió su vida para siempre. Tuvo consecuencias fatales para su matrimonio. Lo suyo ha sido un camino plagado de rosas y espinas. Las rosas, para él; las espinas, para ella. Te lo contamos todo a continuación.

Letizia consigue unir a los reyes

> Lo sucedido durante la misma de Pascua en Mallorca hizo que don Juan Carlos cambiara el trato con doña Sofía. Le pareció brutal que su nuera increpara así a su esposa y más todavía que su hijo no hiciera nada. Consideró el rey emérito que doña Sofía no merecía eso dado que se había volcado en ayudar a la pareja cuando nadie apostaba por ellos.

Aunque cada uno hace su vida, don Juan Carlos y doña Sofía han llegado a una entente cordial. Ya pueden compartir espacio y  son capaces de mantener una conversación en público sin alterarse. Antes discutían a todas horas y no podían ni verse. Esta mejoría en las relaciones ha sido muy bien recibida por la infanta Elena, la más sensible de la familia, según quienes la conocen. Es Elena la que más ha sufrido desde que Letizia entrara en Zarzuela. La culpa de haber roto los lazos afectivos profundos que mantenía con su querido hermano.