Doña Sofía y don Juan Carlos vivieron un episodio que cambió su vida para siempre. Tuvo consecuencias fatales para su matrimonio. Lo suyo ha sido un camino plagado de rosas y espinas. Las rosas, para él; las espinas, para ella. Te lo contamos todo a continuación.

Huyendo de Letizia

> Don Juan Carlos y doña Sofía viven hoy una entente cordial. En el otoño de su vida, los reyes han limado asperezas y hasta comparten ratos juntos. Algo impensable hace unos años. Doña Sofía viajó a Sanxenxo para disfrutar de un fin de semana y ver a su marido y a su hija mayor regateando. Este verano, don Juan Carlos se borró de las vacaciones oficiales en Palma mientras Letizia estuvo allí. Y una vez se marchó, se dejó caer por la isla. Compartió unos días en Marivent con su esposa y con su hijo. También don Felipe decidió pasar unos días sin la presencia de su mujer.

El matrimonio de don Felipe y doña Letizia acusa cierto cansancio. La pareja no se pone de acuerdo en cuanto al futuro próximo de Leonor. El rey considera que la niña va tarde al respecto de actos oficiales. Mientras tanto, la reina es partidaria de una agenda poco cargada. La cuestión es que la heredera se muestra insegura y temerosa en público. Algo que juega en su contra debido al destino que tiene marcado.

Siguiente: El episodio que cambió la vida de los reyes