Doña Letizia es una caja de sorpresas. Su día a día es complicado porque las cosas siempre deben hacerse a su manera. No acepta consejos ni sugerencias. Esto hace que quienes tienen que trabajar con ella estén de los nervios. La reina no es una mujer fácil. Son muchas las fobias que la invaden. Pues bien, desvelamos uno de los secretos más impactantes y desconocido de doña Letizia. Sigue leyendo porque te sorprenderá.

El gran secreto de Letizia

Letizia

Doña Letizia es muy estricta en cuanto a normas de vida. A pesar de que las temperaturas son muy calurosas, viste manga larga. La reina y el sol están reñidos. No es fácil encontrar a la esposa de don Felipe en la tumbona solazándose bajo los rayos del astro rey. Es otra de sus manías que se hace extensiva a sus hijas. Desde bien pequeñas, la reina ha inculcado a Leonor y Sofía que no se puede salir a la calle sin protector solar. También que conviene cubrirse cuanto más mejor para evitar los males derivados de la exposición innecesaria.

El sol ocupa un puesto importante en la lista de cuidados de la reina. Leonor y Sofía están creciendo con estas premisas y hay muchas cosas que les han sido negadas. Por ejemplo, el azúcar. Las niñas no comen dulces, fritos y su alimentación se limita a lo que la reina denomina alimentación sana. De hecho, esto ha afectado a los alumnos del colegio donde estudian Leonor y Sofía. La reina ha metido cucharada en la cocina y ha conseguido que se cambien los menús. Dulces, fritos, empanados, por poner algunos ejemplos, han sido desterrados del comedor escolar.

Siguiente: La reina visita al psicólogo