Doña Letizia es una caja de sorpresas. Su día a día es complicado porque las cosas siempre deben hacerse a su manera. No acepta consejos ni sugerencias. Esto hace que quienes tienen que trabajar con ella estén de los nervios. La reina no es una mujer fácil. Son muchas las fobias que la invaden. Pues bien, desvelamos uno de los secretos más impactantes y desconocido de doña Letizia. Sigue leyendo porque te sorprenderá.

Letizia, una mujer difícil

> Doña Letizia no entró en Zarzuela con buen pie. Quiso ganarse al personal y para eso iba libreta en mano apuntándolo todo. El problema es que no se mantuvo en su lugar y cruzó algunas líneas rojas. Echó mano de la camaradería para ganarse a algunos y eso no gustó. No había antecedentes de un comportamiento así y eso descolocó al personal. “Las cosas van a cambiar cuando mandemos nosotros”, repetía la reina como un mantra.

Poco a poco, Letizia fue mostrando su verdadera cara y no gustó. Así analizó la cuestión un trabajador de palacio para Vanity Fair: “La reina tiene mucho carácter y debe parecerle que la Casa va muy lenta o que el príncipe no se manifiesta. Por eso a veces se excede, sobreactúa. Ella, a diferencia de la Reina, quiere tener un papel. Es una apuesta que puede funcionar o no. Sin embargo, se le nota lo que piensa y lo que siente, y en ese estatus eso es un error. Su actitud incomoda a muchos”.

Siguiente: El gran secreto de Letizia