Letizia

Todos los ojos están puestos en la reina Letizia. Se cuentan ya las horas para ver cómo es su comportamiento en Mallorca durante la próxima Misa de Pascua. La opinión pública está más pendiente de la consorte que nunca. Es por eso que sorprende enormemente que haya sido justo ahora cuando haya decidido sobrepasar todos los límites. La asturiana ha vuelto a poner en jaque la estabilidad y la continuidad de la monarquía con una inesperada salida de tono.

El primer aviso de su fuerte carácter

> Desde que la vimos por primera vez del brazo del entonces príncipe Felipe supimos que Letizia daría mucho que hablar. Es una mujer de armas tomar. Algo que quedó muy claro en los jardines del palacio de El Pardo. En este escenario, que escogió el heredero para presentar a su prometida en público, fuimos testigos de un acto sin precedentes que hoy sigue generando un sinfín de comentarios negativos. Cuando el heredero y la periodista estaban hablando con los medios de comunicación acerca de los regalos que se habían hecho con motivo de su compromiso, se producía un momento histórico.

La que hasta entonces había sido presentadora de los Informativos de TVE mandó callar a Felipe. No tuvo ningún reparo en decir delante de las cámaras que la dejara terminar de hablar. No hay duda: Letizia aterrizó con muy mal pie en la tradicional monarquía. Y es que aquella soberbia espantó a toda la familia. Especialmente a don Juan Carlos y doña Sofía, que siempre han cuidado los modales hasta el extremo. Lo que no imaginaban los monarcas es que el paso del tiempo no refinaría a su nuera sino todo lo contrario. Descubre su última salida de tono.

Siguiente: El terrible desaire de doña Letizia