La reina Letizia tiene un serio problema. Mientras la mayoría de miembros de su familia siguen sus indicaciones, Carla Vigo no. Y es que la hija de la desaparecida Érika Ortiz no se pliega a los deseos de su tía por más reina que sea. A sus dieciocho años, la joven ha decidido vivir la vida como cualquier otra persona de su edad. El último gesto realizado es todo un directo a la mandíbula de doña Letizia. Te contamos todo sobre el último desafío de Carla a doña Letizia.

La guerra de Letizia y Antonio Vigo

Aunque algunos la tildan de pija y mimada, nada tiene de eso Carla Vigo. Al contrario, es una joven que lleva una vida de lo más normal y completamente alejada del lujo de Casa Real. Es una más entre los suyos y no va con cuentos sobre quién es su tía. Ciertamente, su padre ha hecho un gran trabajo. Ella es feliz con sus dos hermanos pequeños y se lleva muy bien con la mujer de su progenitor. Los cinco forman una familia unida, divertida y en la cual se respeta la personalidad de cada uno. Un núcleo que favorece la creatividad.

Cuando Érika Ortiz falleció, Carla era muy pequeña. Fue entonces cuando surgió un inesperado inconveniente para su padre. De repente, Antonio Vigo se enteró de que doña Letizia y Paloma Rocasolano querían quedarse con la custodia de la niña. Antonio plantó cara y tan desacertada propuesta fue desterrada. Ahora que Carla ya es mayor de edad, su tía le ha advertido sobre ciertas cosas que no debe hacer. Pues bien, ella desobedece. Te contamos todo a continuación.