“¿Qué más podría pasar?” se preguntan en Zarzuela en este mes de agosto que se ha convertido en horribilis. Los hombres grises de palacio buscan a la desesperada alguna explicación para frenar los rumores que aseguran que don Felipe y doña Letizia están en crisis. La cuestión no es ninguna tontería y los protagonistas se empeñan en echar más leña al fuego. En esta ocasión, ha sido el Rey quien ha dado un paso adelante más que significativo. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

Crónica de una crisis anunciada

> No corren buenos tiempos para la pareja formada por don Felipe y doña Letizia. Aunque en público quieren enviar una imagen de unidad, algo pasa entre ellos. A destacar, el hecho de que el rey se quedara en Palma y su mujer y sus hijas se fueran. Don Felipe decidió permanecer en la isla un par de días para disfrutar de amigos y familiares. No quería que nadie lo supiera y de ahí que diera instrucciones estrictas a los guardaespaldas para que evitaran la foto a la salida del restaurante donde acudió a cenar con amigos o cualquier otro lugar al que se desplazara de incógnito.

Antes de poner rumbo a las vacaciones oficiales, don Felipe le habló muy claro a su mujer. Su misión: dejarse ver con las niñas, mezclarse con la gente y patearse la isla. Más o menos lo que ha estado haciendo doña Sofía desde que Palma se convirtiera en el lugar de veraneo oficial de la familia real. A pesar de que Letizia ha estado mejor que otros años, no ha podido evitar dejar su impronta al no acudir a la entrega de premios de la Copa del Rey de Vela.

Siguiente: Felipe se cansa de Letizia y se da el piro