Carmen Borrego está sufriendo en carne propia que la fama cuesta y que hay que pagar por ella. De estar tras las cámaras, la pequeña de la casa dio el salto delante a propósito del reality familiar Las Campos. Sin embargo, nada es gratis en la vida y Carmen empieza a notar lo que significa llevar un apellido como el suyo. Carmen Borrego lo está pasando mal y pide ayuda para salir del atolladero. Te lo contamos todo a continuación.

La gran equivocación de Carmen Borrego

> Carmen Borrego ha tocado fondo. Ya no puede más. Su llegada a Telecinco se produjo envuelta en un halo de éxito. De estar tras las cámaras, pasó delante. Su debut, Las Campos. Fue todo un descubrimiento, de ahí que decidieran incorporarla en otros programas. Ejerció de defensora de Bigote Arrocet en Supervivientes y de ahí pasó a Sálvame y al Deluxe. Quizás creyó que las cosas serían diferentes para ella y que no le pasaría lo que a Terelu. Sin embargo, el programa de las tardes de Telecinco requiere entrega. Bien aportas exclusivas o ejerces de personaje.

Desde el principio, Carmen se mostró segura y fuerte en plató. El primer zarpazo se lo llevó cuando descubrieron que hablaba mal de Bigote en la intimidad. Capeó la cuestión como pudo pero ahí entró en una senda peligrosa. Lejos de examinar la situación con rigurosidad, Carmen siguió adelante. Hasta que, una tarde, expresó que sus méritos profesionales quedaban opacados por lo que tenía que hacer en Sálvame. Ciertamente, a medida que se prestaba a ciertas cosas, dilapidaba su rédito profesional conseguido a fuerza de trabajo tras las cámaras.

Siguiente: Ser hija de María Teresa Campos pasa factura