Parece que Bertín Osborne se encuentra en un momento difícil. El tener que vender su casa en Marbella, la enfermedad de su hijo y las denuncias que ha recibido en los últimos meses parece que le han afectado más de lo esperado.

Y esto lo deja ver en las entrevistas que está realizando en los últimos días. Y no en las que él es el entrevistador precisamente. El pasado martes, Bertín Osborne visitó El Hormiguero causando un gran revuelo. Tanto es así que desde hace días no se habla de otra cosa.

Bertín Osborne, El Hormiguero y Amancio Ortega

Pablo Motos, en plena entrevista, sacó el tema del reproche del partido de Unidas Podemos a Amancio Ortega por las donaciones que quiere hacer a la Sanidad Pública. Tras escuchar esas palabras, Bertín se encendió y comenzó a hablar más alto de lo normal. 

Ya quisiéramos tener diez Amancios Ortegas en este país, que no habría paro. Un tío con trescientos y pico millones de euros podía haberse comprado tres aviones, dos barcos, cinco casas… ¿Alguien va a criticarle? ¿Algún mamarracho va a criticarle? Un tío que lo dona par el beneficio de los ciudadanos”, dijo.

“Ojalá todos estos o estas que lo critican no tengan un cáncer de mama y tengan que utilizar los aparatos. Estos son una banda de mamarrachos y encima quieren gobernar España”, terminó diciendo. Bertín ha dejado claro en más de una ocasión que no es precisamente simpatizante de la izquierda española, sino todo lo contrario. 

Pero no solo la “lió” con el tema de Amancio. Bertín Osborne demostró con sus comentarios que no está pasando un buen momento, a pesar de que quiera parecer todo lo contrario. 

Bertín Osborne y el vino

Otro momento polémico de la entrevista tuvo lugar cuando confesó que, tras sus conciertos, bebe vino para relajarse.  “Yo solo bebo vino español, aquí dejaos de tonterías y mariconadas. Esto de que si los franceses… No, no, vino español que es el mejor del mundo”. Parece que al público le molestó que usara el término “mariconadas” para referirse a los vinos de otras localidades. Pero para él o español o nada. 

En definitiva, que parece que Bertín Osborne está harto de todo, y de todos. Pero las redes sociales no están nada de acuerdo con su comportamiento y muchos han abierto los ojos. 

Bertín le dice adiós a su bien más preciado

Bertín Osborne

Hace algún tiempo, Bertín Osborne compró con mucha ilusión una bodega en La Rioja a la que bautizó como Conde del Donadio. Este es el título nobiliario que lleva su padre, por lo que se convirtió en uno de sus bienes más preciados. En esa época, el cantante negó que la bodega estuviese teniendo pérdidas. “Seguimos vendiendo a México y produciendo a nivel de alimentación. Sigo teniendo la bodega en Ollauri, que es la bodega más antigua de La Rioja”.

Pero parece que no todo es un cuento de hadas y las pérdidas se multiplicaron tanto que el artista tuvo que vender esa bodega. El artista, entonces, se deshizo de uno de sus bienes más preciados.

En un principio, Bertín pedía dos millones y medio de euros, una cantidad desorbitada para las pérdidas que estaba experimentando. Esto hizo que tuviese que rebajar el precio. Aún así, aseguró que quería seguir ligado a la bodega a través de una participación en sociedad. Pero parece que, finalmente, no ha sido posible. Todo se ha ido al traste y la entidad financiera BNP Paribas ha tenido que sacar a subasta la propiedad. 

Esta noticia ha sido la más dura para Bertín desde hace algún tiempo. Tenía un sentimiento especial por esa bodega, sin duda alguna. ¿Será precisamente por eso por lo que tiene una actitud tan irascible?